16 septiembre 2012

El poder marítimo irakí


No parece que la Marina de Guerra iraquí pueda ser un duro oponente para las unidades navales multinacionales desplegadas en la zona del Golfo, pero cuenta, sin embargo, con un pequeño grupo de buques que han de ser convenientemente valorados, de lo contrario, su neutralización significaría un incremento considerable de las bajas estimadas «a priori». Cuando la fragata española «Santa María» tome posiciones en el estrecho de Ormuz, se encontrará al alcance de la poco conocida Marina de Guerra iraquí. 

Junto a la «Santa María», patrullarán por la zona el portaaviones norteamericano «Dwight D. Eisenhower» y su flota de escolta, constituida actualmente por un crucero, dos fragatas y un destructor. Delante de todos ellos, formando lo que se conoce por la segunda línea, en aguas del Golfo de Omán, se encuentran el portaaviones norteamericano «Independence» y su flota de escolta, que forman dos cruceros, una fragata y un destructor, a los cuales se ha unido el destructor británico «York». A unas cuatrocientas millas de esta última flotilla, en dirección a Irak, tres destructores .soviéticos, una fragata francesa, un destructor británico y cinco fragatas estadounidenses permanecen a la expectativa, junto a un número indeterminado de navíos de guerra de la Armada de Arabia Saudí. 

A menos de doscientas millas, en una actitud muy cautelosa, permanece la flota de la Marina de Guerra iraquí. Esta Armada fue relegada a un segundo plano en la guerra que de 1980 a 1988 mantuvieron Irak e Irán, ya que el control del Golfo Pérsico se ejercía mucho más eficazmente, y a menos coste, mediante el uso de aviones y helicópteros que con la participación de unidades navales. Además, debemos considerar el factor de que los mandos militares iraquíes son seleccionados más atendiendo- a su lealtad hacia el régimen político que por sus capacidades y características profesionales.

En el caso específico de la Marina de Guerra iraquí, sus mandos adolecen de una cualificación adecuada, de experiencia en combate y de un riguroso adiestramiento e instrucción real. Todo ello, unido al hecho de que Irak carece de un Estado Mayor conjunto o unificado que coordine la actuación de los tres ejércitos al unísono puede causar graves problemas a Irak en caso de que estalle la guerra, lo cual constituye una gran baza a jugar por las unidades navales multinacionales. Con todo, parece improbable que asistamos a un conflicto naval de importantes dimensiones con participación de la Marina iraquí. Esto será debido, principalmente, a que la aviación de Sadam Husein estará incapacitada para dar cobertura aérea a sus buques, concentrada en obtener la superioridad aérea o, mejor dicho, absorbida en defender su espacio aéreo de los numerosos «raids» que los aviones estadounidenses, británicos, saudíes y, probablemente, israelíes tienen programados realizar una vez las hostilidades hayan comenzado. 

En el supuesto de que los buques de guerra iraquíes decidieran adoptar posturas más bélicas y se lancen hacia un ataque contra las unidades navales multinacionales destacadas en el Golfo Pérsico, éstas no tendrían más que replegarse para dar paso a los sofisticados aviones F-15 y F-16 norteamericanos y a los «Tomado» británicos y saudíes destinados en bases terrestres en Arabia Saudí. Estos aviones cumplirían la misión de obtener la superioridad aérea, mientras que los aviones del «Independence» y «Dwight D. Eisenhower» protagonizarían la neutralización de la flota pesada iraquí, lo cual sería cuestión de tiempo, aunque no significaría ni facilidad ni carencia de bajas importantes. El grueso de la Marina de Guerra iraquí está compuesto por cinco fragatas, cuatro de ellas de la clase «Lupo», de fabricación italiana, y otra del tipo «Yugoslavo» construida en Yugoslavia. 

Las cuatro primeras son la F14 «Hittin», la F15 «Thi Qar», laF16 «Al Qadissiya» y la F17 «Al Yarmouk». Todas ellas desplazan 2.500 toneladas a una velocidad máxima de 35 nudos, su autonomía es de 5.000 millas a una velocidad de crucero de 15 nudos y su armamento está compuesto por ocho misiles superficiesuperficie OtoMelara o Matra, con guía inetcial y radar activo que abarca 180 kilómetros de radió, un lanzador óctuple de misiles superficieaire Aspide que es capaz de perseguir un blanco con su radar semiactivo a una distancia de 13 kilómetros, un cañón OtoMelara de 127 mm. y cuatro cañones Breda de 40 mm.

Estas fragatas poseen también sistemas de lucha antisubmarina y de guerra electrónica. La fragata del tipo, «Yugoslavo» es la 507 «Ibn Jaldum», la cual desplaza 1.850 toneladas a una velocidad máxima de 26 nudos, siendo su autonomía de 4.000 millas a una velocidad de crucero de 18 nudos. Su armamento más destacable está constituido por los famosos misiles franceses Exocet superficiesuperficie, de los que está dotado en un número iñdeterminado, además de dos cañones Bofors de 57 y 40 mm., respectivamente, y de medidas contraelectrónicas. 

El resto de la Armada de guerra de Sadam Husein está compuesto por seis corbetas tipo «Assad» de fabricación italiana que reciben los indicativos de F210 «Abdullah Ibn Abi Serk», F213 «Jalid Ibn Al Walid», F214 «Saab Ibn Abi Wakkas», F215 «Salah al Din al Ayubi», F210 «Hussa El Hussair» y F212 «Tariu Ibn al Walid». Estas dos últimas están capacitadas para transportar un helicóptero AB212 ASW, armado con dos misiles superficiesuperficie Oto Melara o Matra Otomat, los mismos que el buque puede disparar, además de los misiles superficieaire Aspide; sus cañones son Oto Melara de 76 mm. y dos Breda de 40 min. por buque; también disponen de sistemas de contramedidas electrónicas. En lo que a fuerzas ligeras se refiere, la Marina de Guerra iraquí cuenta con dos lanchas rápidas del tipo «Osa I» y cinco del tipo -«Osa II», fabricadas en la Unión Soviética y dotadas todas ellas de misiles superficiesuperficie. 

El resto de fuerzas son de menor importancia: seis lanchas torpederas, dos lanchas patrulleras, dieciséis lanchas patrulleras costeras, tres barcos de ataque anfibio, ocho minadores, tres buques de desembarco de tanques, etc. Todo esto sin mencionar los dos yates presidenciales, el «Al Qadisiya», ubicado en el lago Tharthar, y el «Qadisiyat Sadam», el cual agradeceríamos que utilizase Sadam Husein en los próximos días para visitar al portaaviones norteamericano «Independence».

No hay comentarios:

Publicar un comentario