16 septiembre 2014

George Clooney se lo tiene creído

A George Clooney le fascinó el guión de Tres reyes en cuanto cayó en sus manos. «Creo que es una de las mejoras historias que he leído nunca», confesó ayer el actor estadounidense, una de las estrellas más esperadas en la Berlinale, donde se proyecta el filme fuera de concurso.

Como ya es costumbre obligada, Clooney y el director David O.Russell rindieron homenaje a la ciudad de Berlín. «Es la primera vez que estoy aquí. Me parece emocionante», dijo un Clooney poco convincente. Con más detalle, Russell explicó que Berlín le parece una ciudad con grandes connotaciones artísticas y políticas, incluso recordó el paralelismo entre Sadam (la sombra omnipresente en Tres reyes) y Hitler.

En Tres reyes, Clooney hace creíble con su poderoso físico a un marine a la vez duro como una roca y sentimental como una adolescente enamorada. Clooney y sus tres marines (ayer estuvo acompañado de Mark Wahlberg y el rapero Ice Cube) pretenden dar el golpe de su vida arrebatando a los iraquíes el oro sustraído a los kuwaitíes. Al adentrarse en la fortaleza donde custodian el oro y otros lujosos enseres, se dan de frente con los rebeldes y con la población civil.

Aunque el tema sea así de serio, el tono es de parodia aderezado con buena música, como el fin de fiesta con In God's country de U2. El propio presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, elogió el tono didáctico de la película, como recordó el director David O.Russell. «Los americanos necesitábamos saber cómo terminó de verdad la Guerra», dijo Clinton cuando tuvo ocasión de ver Tres reyes.

Según Russell, Tres reyes es una película política, una obra contra la guerra. «De una manera muy irónica he querido mostrar mi rechazo a la guerra», añadió Russell. Aunque a Clooney parece gustarle más cultivar la broma, finalmente se atrevió a dar su opinión sobre lo que fue la Guerra del Golfo. «Deberían haber dado más tiempo a las sanciones. Creo que era mejor solución. En la película se muestra cómo la guerra no fue lo que vimos por televisión o lo que reproducen los videojuegos. Murió mucha gente inocente», dijo Clooney en uno de sus escasos momentos trascendentes. El director agradeció a Clooney su confianza en el proyecto, ya que sirvió para convencer a la productora Warner de seguir adelante cuando sus directivos comenzaron a plantearse si el filme era excesivamente provocador.

Según Russell, los americanos ahora pueden enterarse de que en Irak había gente que apoyaba incondicionalmente a Sadam Husein, como los miembros de la Guardia Republicana, y rebeldes que luchaban por su libertad. A los opositores, Estados Unidos los dejó de lado, salvo en casos excepcionales y rocambolescos como el que se relata en Tres reyes.

Si bien el atractivo de Clooney levantó expectación, Mark Wahlberg sorprendió por su aspecto, una mezcla de hippy reciclado y líder mesiánico. Pues bien, Wahlberg dará vida al líder de un grupo de rock en una película que producirá George Clooney. A petición del público, Wahlberg tuvo que tirarse del pelo para demostrar que era auténtico, lo que le dio pie a recordar su intervención en Boogie Nights, donde lucía un poderoso pene, que en esa ocasión era de pega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario