10 mayo 2016

A las europeas les ha dado por ponerse tetas

Cuatro meses después del escándalo de Janet Jackson en la Super Bowl, el pezón vuelve a convertirse en fuente de polémica. Esta vez ha ocurrido a este lado del Atlántico. Irlanda y el Reino Unido han censurado el anuncio que invita a los europeos a votar en las próximas elecciones.

Irlanda lo ha prohibido por completo, y el Reino Unido lo ha editado. ¿Por qué? Porque lo que para unos constituye un acto natural, para otros es de naturaleza sexual.

La imagen de un bebé eligiendo entre los dos pechos de su madre a la hora de comer -una metáfora de los europeos decidiendo a quién votar en las próximas elecciones- ha sido definida como de contenido sexual debido a que en ella se puede ver el susodicho pezón.

Este viernes, los 2.200 cines británicos en lo que se van a emitir los anuncios censurados mostrarán la mano del bebé tapando el pezón de la madre y luego siendo amamantado, de forma que no se verá nada que pueda herir la sensibilidad de los espectadores.

El anuncio, realizado por el Departamento Audiovisual del Parlamento Europeo, fue realizado con un público multinacional en mente.

De fondo suena una melodía a la que se va superponiendo una voz con el siguiente mensaje: «Has estado votando desde que eras pequeño: no pares ahora. Elecciones europeas, el 10 de junio [en el Reino Unido se vota el día 10, jueves, aunque los resultados se dan a conocer el día 13 por la noche, como en el resto de la Unión]».

En Irlanda ni siquiera se va a emitir el anuncio, censurado o no. Aquí ha sido la Asociación de Anuncios de Cine (Cinema Advertising Association) la que ha tomado una decisión que ha sorprendido a muchos. Desde los años 70, el Gobierno hace campañas para conseguir que más mujeres den de mamar a sus hijos.

El año pasado, el Ejecutivo emitió una declaración institucional recomendando que se hiciera al menos hasta que el bebé tenga seis meses.

Sin embargo, es cierto que rara es la vez que alguien puede ver en el Reino Unido a una mujer dándole el pecho a un bebé en público.

Sorprende también por ser éste uno de los países con la prensa sensacionalista de peor gusto del mundo. Cada día, los tabloides muestran enormes senos en sus portadas.

Especialmente famosa es la página 3 de The Sun, donde se exhíben las imágenes de las chicas-calendario que luego aparecen colgadas en las cabinas de los camioneros.

Una diputada laborista, Julia Drown, puso de manifiesto así esta contradicción: «Hay una minoría de personas en este país que se siente ofendida al ver a una madre amamantando a su hijo en público. Lo consideran grosero. Sin embargo, nadie protesta por los millones de senos que nos echan a la cara cada día los tabloides».

Alistair Gammell, de la empresa MNC, que ha planeado la campaña en el Reino Unido, dijo a The Guardian que le da vergüenza pensar en lo que el resto de europeos estará pensando de los británicos: «Que somos unos reprimidos». Quizá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario