08 julio 2014

Volviendo a escribir con el puntero

Newton, Palm, PocketPC... todos estos dispositivos, a caballo entre finales del siglo XX y principios del XXI tenían un elemento en común. Eran PDA -Asistentes Digitales Personales- con una pantalla táctil. Sin embargo, para utilizarlos había que recurrir a un puntero de plástico que mejoraba la escasa precisión de los sensores de la pantalla.

En 2007 todo cambió. Los smartphones empezaron a devorar el mercado de las PDA y las pantallas capacitivas entraron en escena. Pensadas para ser utilizadas directamente con los dedos ofrecían una mejor experiencia táctil y la posibilidad de usar gestos con varios dedos de forma simultánea. Algo perdimos en la transición y fue precisamente el puntero. Los sensores capacitivos no están pensados para ser usadas con un instrumento de precisión. 

Algunos fabricantes han tratado de añadir punteros especiales para controlar la pantalla, pero la implementación es mucho más difícil que en el caso de las pantallas resistivas y los nuevos sistemas operativos móviles no están preparados para ellas. HTC lanzó a principios de este año una tableta equipada con un lápiz, por ejemplo, pero su uso estaba limitado a algunos programas de dibujo y aplicaciones de notas.

Esta semana pasada, durante la feria IFA, Samsung ha sumado un nuevo nombre a la lista. Se trata del Galaxy Note, un dispositivo a caballo entre el teléfono móvil y la tableta que incluye un puntero con el que escribir en la pantalla. El puntero tiene bastante más precisión y su uso está integrado a nivel de sistema en Android. Es posible subrayar un mapa en Google Maps y compartirlo con amigos, por ejemplo, o anotar algo en el margen de una web.

El Note es realmente un teléfono, pero con una pantalla tan grande -5,3 pulgadas- que cuesta pensar en él como tal. Tiene 16 Gb de memoria, pero puede ampliarse mediante tarjetas SD y su pantalla es uno de sus puntos fuertes: de altísima resolución -HD- y una buena densidad de píxeles. Esta densidad y resolución juegan a su favor a la hora de funcionar con el puntero, que permite, además de anotar sobre webs y mapas, escribir a mano alzada como se hacía con las PDA. Una cámara de ocho megapíxeles trasera y un frontal de 1,3 megapíxeles para videoconferencia completa la hoja de características y estará disponible este otoño.

operadores subvencionado o libre por un precio aproximado de 550 euros. Utiliza la versión de Android orientada a teléfonos móviles, pero la idea de Google es que la próxima versión del sistema operativo sirva tanto para tabletas como para teléfonos, unificando por fin las interfaces de usuario y el soporte para aplicaciones.

Es la apuesta más interesante de las presentadas en la feria alemana, la cita más importante de la electrónica de consumo tras el CES de Las Vegas y que cada año atrae a más de un cuarto de millón de visitantes. La feria suele centrar sus anuncios en el sector del audio y vídeo, pero este año las tabletas con Android han tenido sin duda un papel destacado. Los primeros intentos de competir con el iPad de Apple, que por ahora domina el mercado de esta categoría de producto, no han tenido un gran impacto y, para algunos fabricantes, ha resultado ser una inversión muy poco provechosa. 

El caso más sonado es sin duda el de HP, que a finales de agosto decidió liquidar su producción de TouchPad a precio de saldo y abandonar por completo el mercado. Otros fabricantes se han mantenido, pero a menudo con precios que apenas dejan margen de beneficios y con ventas muy por debajo de lo esperado.

En Alemania, sin embargo, parece haber ganas para una segunda oleada. Al Note de Samsung hay que sumar una nueva tableta de 7,7 pulgadas creada por la misma compañía pero que tuvo que ser retirada de la exposición por mandato judicial (Apple y Samsung está enredados en un juicio por supuesta copia de diseño y packaging de la compañía coreana) y nuevos modelos de tableta de Sony, Toshiba, Lenovo o Hannspree, entre otros, en diferentes escalas de precio y con distintos enfoques de púbico.

Este año se espera que se vendan 54 millones de tabletas en todo el mundo, según Goldman Sachs, un mercado que ya supera al de los netbooks y que empieza a afectar también a la venta de ordenadores tradicionales. Aún así, el mercado del portátil también ha estado representado en la feria, con nuevos modelos ultraligeros de empresas como Acer, Lenovo o la propia Samsung. 

Aunque se espera que el mercado de televisores continúe creciendo en 2011 su presencia en la feria ha sido mucho más discreta que en otros años y el entusiasmo de los fabricantes por las tres dimensiones parece haber disminuido. Ahora las miradas del sector audiovisual están puestas en la revolución de las apps y las pantallas inteligentes capaces de ofrecer algo más que la simple emisión de TV.

No hay comentarios:

Publicar un comentario