06 septiembre 2013

Un botón SOS en el móvil

Entre los servicios más recientes que ha incorporado Airtel destaca el botón Airtel. Desde cualquier lugar y durante las 24 horas del día se da respuesta a una amplia gama de servicios o informaciones de interés pulsando un botón del teléfono Airtel 907 o marcando el 121 desde otro móvil con servicio Airtel. 

Poner a disposición del cliente una ambulancia, un fontanero o facilitar información sobre horarios de Renfe o restaurantes sólo cuesta el importe de la llamada: 79 pesetas por minuto. 

Para realizar y recibir llamadas desde un teléfono GSM ya no es necesario firmar un contrato de alta en la línea, ni recibir la típica factura mensual. Con MoviStar Prepago y disponiendo de un terminal GSM no exclusivo se pueden efectuar llamadas hasta agotar un saldo de 25.000 pesetas. Se adquiere una tarjeta Prepago -las hay de 15.000 y de 25.000 pesetas- y se efectúan llamadas hasta agotar el saldo de la misma. 

MoviLine, el servicio de telefonía analógica de Telefónica, tiene casi 1,3 millones de usuarios y entre sus principales ventajas figura su gran cobertura -del 99% de la población y el 95% del territorio-, con respecto a la telefonía digital GSM, aunque esta diferencia cada vez se acorta más. Entre los inconvenientes, figuran la falta de garantía en la seguridad de las comunicaciones y su imposibilidad para ofrecer servicios complejos de transmisión de datos, aunque sí cuenta con capacidades comunes al sistema GSM, como el desvío de llamadas, buzón de voz o llamada en espera. 

Contratar una línea del servicio MoviLine, tomando como referencia el contrato personal, cuesta 11.600 pesetas. A ello hay que sumar una cuota mensual de 2.522 y los costes del establecimiento de la llamada y de cada minuto de comunicación, 23,20 y 98,60 pesetas, respectivamente, en horario normal.

La telefonía digital GSM es la gran estrella de la comunicación móvil en estos momentos. Los usuarios pueden hacer y recibir llamadas desde y en la mayor parte de Europa, además de otros países no europeos. Los terminales GSM utilizan una tarjeta o microtarjeta SIM -las hay de dos tamaños- que contiene, junto a los datos personales del usuario, información sobre la utilización de la línea y memoria para convertirse en una agenda de teléfonos. El usuario puede utilizar su tarjeta personal en cualquier terminal y las llamadas que efectúe se cargarán siempre en su cuenta. MoviStar, el servicio de telefonía móvil digital de Telefónica, tiene una cobertura sobre el 90% de la población, frente a la de Airtel, de entre el 80 y el 85%. 

Ambos están presentes en todas las ciudades y carreteras más importantes de España. En lo que respecta a sus tarifas, MoviStar ofrece el alta en la línea por 4.060 pesetas -contrato personal-, mientras que Airtel, en su plan mini, lo hace por 3.500. Las cuotas mensuales oscilan entre las 2.320 pesetas de MoviStar y las 1.907 de Airtel, mientras que el establecimiento de llamada y el precio por minuto son de 23,2 y 92,8 pesetas, respectivamente, en el caso de MoviStar, y de 20 y 79, en el de Airtel, siempre en horario normal. En el caso de este último operador, si la comunicación se establece entre dos móviles Airtel, el precio del minuto desciende a 40 pesetas.

Tanto Airtel Móvil como MoviStar ofrecen, desde hace poco tiempo, una contratación que se añade al contrato básico que ya existe hoy y que permite reducir el coste de las llamadas que tengan como origen y destino la misma provincia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario