12 noviembre 2011

Soraya da a luz un niño

Al final ha sido el niño de Soraya (y no la niña de Rajoy) el que ha nacido con un pan debajo del brazo.

El Partido Popular, vencedor técnico en el debate del pasado lunes y ganador previsible en las urnas el próximo 20-N según las encuestas, culmina esta semana de una forma redonda que, de haberse planeado, no hubiera salido mejor.

Su número 2 en las listas por Madrid, Soraya Sáenz de Santamaría, dio a luz el jueves a las 2 de la madrugada a su primer hijo, un bebé de nombre Iván (como su padre, el abogado del Estado Iván Rosa) que ha pesado 2,400 kilos.

El retoño ha nacido nueve días antes de lo previsto, pues Soraya salía de cuentas la misma fecha de las elecciones generales, pero el bebé ha decidido venir al mundo en una jornada clave que sólo se repite cada 100 años: el 11 del 11 del 11, aunque bueno, no ha ocurrido a las 11 horas y 11 minutos, así ya sería palíndromo.

Seguro que el pequeño traerá suerte a su progenitora, ya que hasta en este día tan especial se ha celebrado en España un sorteo extraordinario dotado con 11 millones de euros, por supuesto, orquestado por la Once.

La política vallisoletana, de 40 años, ve al fin cumplido su sueño de ser madre y tanto ella como su hijo se encuentran bien en el hospital público que la también abogada del Estado ha elegido para dar a luz, el Gregorio Marañón de Madrid. Ayer, el prestigioso centro de salud fue testigo de un movimiento político fuera de lo habitual.

Dos coches oficiales custodiaban la puerta de la maternidad y los paparazzi apostados cerca de los escoltas contemplaron un ir y venir de ramos de flores (uno de ellos cortesía de Endesa luz y gas) para el recién nacido y su madre y un desfile de rostros conocidos de la clase política como Ana Mato, directora de campaña de Rajoy.

Apenas han trascendido unos pocos detalles de este alumbramiento tan ad hoc en plena campaña electoral y a las puertas de un más que factible cambio de Gobierno. Aunque es una pena para muchos que en el entorno del PP insistan en mantener la discreción sobre esta noticia que acerca más a Soraya a los votantes.

A pesar de su empeño, los populares no han podido evitar que el parto de Sáenz de Santamaría trascendiera sobremanera y se convirtiera ayer en trending topic en Twitter España por encima del encuentro virtual de Rubalcaba con sus votantes a través del YoRespondo.

Felicitaciones y bromas hacia la portavoz del PP en el Congreso provocaron ayer una auténtica galerna en internet. E incluso insultos, porque la política levanta pasiones en tiempos revueltos y el anonimato hace a los comentaristas más valientes.

Soraya ha tenido que cancelar, pues, los actos programados en su agenda, al menos, para esta semana. A no ser que cunda el ejemplo de Rachida Dati, que regresó a la vida pública a los tres días de dar a luz a su hija. La mano derecha de Rajoy, tan impetuosa como la francesa, ha estado muy activa hasta el último trimestre del embarazo.

El miércoles hizo su última intervención pública antes de ser madre y acudió a la emisora catalana RAC1; el martes participó en Los desayunos de TVE y días antes se prodigó ilusionada en varios actos de campaña celebrados en la periferia madrileña: Getafe, Leganés y Alcalá de Henares.

Hoy Soraya tenía que haber acudido con Pío García Escudero a una cita con mujeres del distrito de Tetuán, pero anoche terminó en el hospital por la mejor de las causas, la maternal.

«Es una buena noticia, de ésas que en tiempos difíciles son de las pocas que te hacen sonreír y mirar el futuro con optimismo», dijo ayer Alberto Ruiz-Gallardón a la prensa durante un acto electoral en Toledo para felicitar a su jefa en el Congreso. Rajoy, por su parte, que se encontraba en Logroño junto a su esposa Elvira Fernández visitando un centro de atención a personas con discapacidad intelectual, fue quien reveló el peso del bebé y aseguró que se había enterado de la buena noticia a las 6.43 de la mañana. «Está muy contenta», afirmó.

El sms en cuestión que mandó Soraya rezaba, según Gallardón: «Ha nacido Iván Dos. Estamos muy bien».

Porque el bebé se llama igual que su padre y marido de Sáenz de Santamaría, Iván Rosa, extremeño de padre portugués. Soraya e Iván se conocieron cuando ella era asesora de Rajoy en el ministerio del Interior y él estaba destinado como alto funcionario de la Administración en Bruselas. Se casaron en 2005 en Brasil en una ceremonia civil oficiada por el cónsul de Río de Janeiro, amigo de ambos.

El matrimonio vive hoy cerca del barrio de Salamanca y lleva una vida tranquila. Dicen quienes les conocen que a él le gusta ocuparse de la casa y que rechaza todo protagonismo público. Soraya, por su parte, admira el carácter íntegro de su marido y afirma compartir con él su afición por el «buen cine».

Soraya borda así, de momento, un año fetén. Aunque ha votado por correo en su sospecha de estar ingresada el día D tras dar a luz, está aún más cerca de cumplir su otro sueño: que el PP gane las elecciones y ella desempeñe una labor principal en el Ejecutivo.

Ella es, de hecho, la única del entorno de Rajoy presente en todas las quinielas de personajes que compondrán el Gobierno popular.

El 20-N a Soraya no le hará falta ir a votar, pero seguro que disfrutará de los resultados en directo y la veremos recuperada en el balcón de Génova, sede del PP... ¿y de la victoria? A apenas 9 días de dar a luz y con su bebé, seguro, muy cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario