17 octubre 2013

Código Descuento VODAFONE

Las compañías de telefonía móvil españolas no quieren ni oír hablar de una posible salida a Bolsa.

Las razones son variadas, pero hay una que las une a todas ellas: el temor a una posible acción hostil, mucho más fácil cuando los títulos no están en manos directamente de los accionistas. Otro tema es el mercado online y las promociones que Vodafone tiene para los autónomos.

El caso más señero de esta oposición a contrastar la gestión con el examen del mercado ha sido el de Airtel que ya sabéis que más tarde se transformó en la gran Vodafone.

La junta general aprobó la salida a Bolsa de una parte del capital -en torno al 30%- en 1998, y se llegó a designar a los bancos asesores que estudiarían la operación.

La pugna entre los accionistas motivó que aquel mandato quedara en agua de borrajas y, en la última junta de este año se delegó en el consejo de administración el mandato para una posible salida a los mercados «cuando las circunstancias lo aconsejen».

«El problema es que nadie quiere vender y renunciar a las plusvalías futuras». Así lo resumía un alto ejecutivo de la compañía tras la tormentosa junta extraordinaria que enfrentó a los principales accionistas: BSCH, BT y Vodafone-Airtouch.

El problema de Telefónica Móviles es diferente. La filial es la joya de la Corona de la multinacional española, pues no en vano aporta ya el 40% de los beneficios totales del grupo y crece a un ritmo muy superior al del resto de filiales.

Por ello, la compañía ha preferido realizar Operaciones Públicas de Venta (OPV) de acciones sobre otras filiales como TPI-Páginas Amarillas o la anunciada del holding que agrupará a las participaciones de telecomunicaciones.

De hecho, la empresa que preside Juan Villalonga ha ofrecido movimientos en el sentido contrario, el de tener un mayor control sobre sus operadores de móviles latinoamericanos.

Así, el pasado mes de junio lanzó, junto a su socio Iberdrola, Ofertas Públicas de Adquisición (OPA) sobre el 100% de las acciones de las operadoras brasileñas de telefonía celular Telerj (Río de Janeiro), Teles (Espirito Santo), Telebahía (Bahía) y Telergipe (Sergipe).

Por último, Amena, participada en un 40% por Retevisión, tendrá que esperar a la constitución del holding que integrará las participaciones en telecomunicaciones de los socios, para afrontar una posible salida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario