01 noviembre 2011

Promociones Simyo

Hablar a 3 céntimos para siempre con Simyo a cualquier hora y con cualquier operador ya es un hecho.

Simyo y sus promociones no son como el resto de compañías telefónicas que todos conocemos, por ejemplo esta no tiene tienda física, así que la mejor y única manera de hacernos sus clientes es online.

Además si os queréis hacer de esta compañía y tenéis un familiar o amigo que son ya de Simyo, está bien que le digáis que os mande un correo de recomendación aconsejandoos haceros de Simyo, porque de esta manera os darán 5 euros de saldo gratis y a vuestro amigo otros cinco. Para registrarse sólo hay que anotar los datos, nombre, apellidos, dirección y demás, luego pagamos lo que hayamos escogido, con tarjeta visa o como sea. Sus opciones son variadísimas.

Sostiene que «lo que hay en la original danesa es la historia verdadera»; eso sí, admite que ha oído que «la edición norteamericana tiene un final distinto», quizás una llamada de atención definitiva para los espectadores que creen asistir por partida doble a la misma serie.

Kabul es en teoría uno de los lugares más seguros de Afganistán para las tropas internacionales, pero ayer esa creencia saltó por los aires, cuando un suicida consiguió matar de golpe a 13 militares estadounidenses, tres civiles y un policía afgano en la capital. Nadie daba crédito a lo ocurrido. Nunca antes se había registrado un atentado tan mortífero en Kabul contra las tropas internacionales. Los talibán reivindicaron el ataque.

El atentado ocurrió en la carretera de Darulaman, muy cerca del palacio homónimo, destruido durante la guerra de los 90. Una zona donde ahora se están levantando casas nuevas, y donde raramente hay ataques porque la presencia internacional es muy limitada. La mayoría de embajadas y organismos internacionales tienen su sede en el otro extremo de la capital, en la parte este.

El terrorista conducía un tunis, nombre con el que se conoce a las furgonetas comunitarias que se utilizan en la capital afgana como transporte público, y lo precipitó contra un convoy militar. La explosión fue de tal magnitud que en el interior del Parlamento afgano, situado a varios centenares de metros de distancia del lugar del atentado, todo retumbó, según captaron las cámaras de diversas televisiones que estaban retransmitiendo la sesión parlamentaria. Los diputados se quedaron sin habla.

Las tropas internacionales acordonaron la zona rápidamente, y ordenaron con altavoces que la gente que estaba en los alrededores evacuara el lugar. Durante horas no facilitaron ningún tipo de información, más allá de un escueto comunicado que confirmaba la existencia de «bajas». Sin embargo, desde la lejanía ya se podía deducir la dimensión de la tragedia. En el lugar del atentado se levantó una gran columna de humo negro que se podía ver desde kilómetros de distancia. Un vehículo militar estadounidense quedó calcinado patas arriba, y diversos soldados y civiles yacían en el suelo con graves quemaduras.

Dos helicópteros de evacuación médica aterrizaron en plena ciudad para llevarse a los heridos, gracias en parte al lugar donde ocurrió el atentado. La carretera de Darulaman es una vía especialmente ancha, de cuatro carriles, que además acaban de asfaltar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario